FANDOM


Educación y capacitación Editar

Cada formulación de plaguicida posee sus propiedades, usos, riesgos, y limitaciones básicas. Un buen conocimiento de estas características permitirá que los usuarios obtengan mejores resultados y reduzcan tanto los riesgos como las consecuencias de una intoxicación o contaminación con estos productos.

Al operador se le debe dar a conocer el tipo de material que aplicará y los riesgos que correrá él, los otros trabajadores, las plantas y los animales benéficos con su uso. Antes de usar el plaguicida se debe organizar un programa de capacitación para los aplicadores y antes de cada aplicación se les debe prevenir sobre los peligros y cuidados que deben tener.

El uso por muchos años de algunos de los productos de menor peligrosidad sin efectos adversos o accidentes, puede llevar a algunos trabajadores a ser descuidados en el cumplimiento de las medidas de precaución cuando usan materiales más tóxicos. La capacitación de los operadores en el uso correcto de los plaguicidas forma la primera línea de defensa contra el riesgo. Ellos, al igual que el empresario y el supervisor, deben comprender el riesgo de sus actividades y saber cómo evitar la sobre exposición. Para capacitar a los operadores se necesitan supervisores bien capacitados, tanto en los procedimientos de campo que permitan una seguridad de los trabajadores, como en el uso de técnicas audiovisuales para transmitirlos.

Siempre que se contrate personal se le debe instruir sobre cómo lograr la higiene personal, la limpieza y el lavado de la ropa y equipo y los procedimientos que debe seguir en un caso de contaminación accidental.

Durante el período de capacitación y aún durante los simulacros de operación, el personal debe usar el equipo protector indicado; todos los que estén incapacitados físicamente para estas labores deben ser asignados a otras de menor riesgo.

La empresa, mediante sus mandos gerenciales y medios, deberá propiciar las condiciones y medio ambientes de trabajo confortables y seguros para sus trabajadores, garantizando una salud y seguridad que les permita una mayor productividad.

La información que suministre en las actividades educativas debe incluir, entre otros, los siguientes temas:

  • Usos y riesgos de los plaguicidas
  • Otros métodos de control de plagas
  • Vías de absorción de los plaguicidas
  • Síntomas de envenenamiento
  • Primeros auxilios
  • Prácticas adecuadas de aplicación
  • Disposición final segura de remanentes y envases
  • Uso y mantenimiento de la ropa y equipo de protección personal
  • Limpieza y mantenimiento de equipos
  • Condiciones y medio ambiente de trabajo seguros y saludables para las personas y el ambiente

general

  • Interpretación de los resultados de la vigilancia ambiental y biológica
  • Servicios de salud disponibles y forma de acceso
  • Legislación nacional relacionada con plaguicidas y la vigilancia de salud y ambiente.

El  uso y manejo responsable de productos químicos para la protección de cultivos, es vital para lograr una producción eficiente. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, está consciente de esa importancia y con el apoyo de AGREQUIMA, impulsa la capacitación de diversos grupos de productores para implementar Buenas Prácticas Agrícolas y lograr competitividad y posicionamiento en los mercados.

El curso consta de 4 módulos de 4 horas cada uno, en donde los productores y empleados agrícolas obtienen conocimientos en monitoreo de plagas, productos químicos, primeros auxilios, normas de manejo, limpieza y aplicación, por ejemplo. La meta en 2016 es capacitar a 200 productores de diversas asociaciones en los departamentos de Jalapa, Jutiapa, El progreso, Guatemala y Santa Rosa.

Con estas acciones, el MAGA busca fortalecer las capacidades en el campo y garantizar la seguridad y uso responsable de los agroquímicos, en pos de mejorar la calidad de sus productos sin poner en riesgo la propia salud y de los consumidores (1)

Vigilancia médica Editar

De ser posible, todas las personas a cargo de un trabajo de tiempo completo con plaguicidas deben someterse a exámenes de ingreso periódicos y de retiro por un médico que tenga conocimientos sobre los riesgos a que pueden estar expuestos dichos trabajadores. El propósito del examen médico de ingreso es detectar las condiciones que puedan aumentar el riesgo al que está expuesto el trabajador, además, es importante para establecer las bases para futuras evaluaciones de la salud.

Al efectuar los exámenes de ingreso, se deben excluir de los trabajos con plaguicidas a las personas muy jóvenes (menores de edad), ancianos, mujeres embarazadas o que estén amamantando, individuos con trastornos psíquicos, y con incapacidades físicas. No se debe permitir trabajar con plaguicidas a las personas que tengan lesiones en la piel. A las personas que trabajarán con insecticidas organofosforados se les debe determinar la actividad de la colinesterasa sanguínea, con el fin de tener un valor de referencia de pre-exposición.

En la vigilancia médica continua y al retiro del trabajador, el médico deberá estar atento a los signos y síntomas que le puedan indicar diversos tipos de afección asociados al uso de plaguicidas. Además, el médico deberá mantener una vigilancia sobre los factores de riesgos y exigencias laborales de los diferentes puestos de trabajo, que puedan determinar situaciones adversas a la salud y seguridad de los trabajadores.

El médico debe cumplir la norma de la notificación obligatoria, utilizar los instrumentos y llevar a cabo los procedimientos para hacerlo, según lo requerido por los reglamentos de su respectivo país. 

Recomendandacion a los empleadores y usuarios

·    Realizar un examen médico de ingreso que incluya pruebas de laboratorio, de acuerdo con los tipos de plaguicidas a los cuales se vaya a exponer el trabajador.

·    Realizar exámenes periódicos de seguimiento cuyas características y frecuencia dependen del tipo de plaguicida, del grado de peligrosidad y del nivel de exposición. Las pruebas de laboratorio serán similares a las practicadas en exámenes previos, con fines de comparación.

·     Exámenes de retiro cuyas características dependerán de la historia laboral y de los resultados de los exámenes anteriores.

·      Deberán instalar y dotar botiquines de primeros auxilios, de acuerdo con los riesgos existentes.

·      Dar estricto cumplimiento a las normas vigentes en materia de higiene y seguridad industrial.

·      Evitar la sobre exposición a plaguicidas, modificando las jornadas laborales, cambiando la actividad dentro de la jornada y dotando a los trabajadores de los medios de prevención y protección.

·       Promover y propiciar una buena alimentación y dotar a los trabajadores de los servicios básicos accesibles para mantener las medidas de higiene y satisfacción de sus necesidades básicas.

·      Notificar oportunamente, en los formatos establecidos, las intoxicaciones por plaguicidas.(2)

Régimen de trabajo Editar

Una forma adecuada de reducir los riesgos consiste en realizar una rotación de los trabajadores por las diferentes operaciones o en disminuir el tiempo dedicado por los trabajadores a las operaciones de mayor riesgo. En el primer caso, se debe asegurar que los trabajadores reciban la capacitación necesaria en la nueva operación que vayan a realizar. En el segundo caso, el trabajador puede dedicarse a otras actividades durante el resto de su jornada laboral.

En los climas cálidos es recomendable que se hagan las aplicaciones muy temprano o muy tarde en el día, cuando las temperaturas son muy bajas y permiten, con mayor comodidad, el uso de ropa y el equipo de protección.

Por lo anterior, el empleador debe organizar y dividir el trabajo de sus empleados de tal forma que garantice una mayor satisfacción, seguridad y salud, lo que redundará en una mayor productividad de los mismos y con ello de su empresa.(2)

Ropa, Equipo de protección personal, supervision y Derrames Editar

En los últimos 20 años se incrementó el uso de plaguicidas en los países en desarrollo, con esto se incrementó el uso inadecuado, el número de intoxicaciones por los desconocimientos de los daños a la salud y de la falta de conocimientos sobre sus efectos. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) el 99 % de las intoxicaciones, se presentan en naciones con deficientes sistemas de supervisión, control, sanidad y educación.

Las exposiciones en nuestro país por el uso de plaguicidas pueden ser:

Exposición crónica Ocupacional: por la exposición repetida a dosis bajas por periodos de tiempo largos en relación con procesos productivos y uso (procesos laborales de formulación, almacenamiento, transporte, mezcla, aplicación y disposición final).

Medioambiental: cuando la población en general se expone a plaguicidas por diferentes vías o rutas de exposición (agua, aire, alimentos contaminados, aplicación domiciliaria) crónica y aguda. La exposición medioambiental puede ser secundaria a procesos laborales (agrícolas y/o pecuarios), accidentales (accidentes industriales, derrames y vertimientos en fuentes de agua, secundarios a procesos de lixiviados de plaguicidas) falta de uso de la ropa apropiada y de tipo intencional (desechos industriales de plaguicidas o vertidos en fuentes de agua o lixiviados o vertimientos en suelos).(3)

Actualmente el Mercado no ofrece muchas posibilidades de materiales de guantes y ropa ensayados frente a formulaciones de plaguicidas.

La ropa de tipo 4, la de protección parcial (mandil, pantalón con uniones herméticas a las pulverizaciones entre las diferentes partes de la ropa) y los guantes de protección frente a productos químicos líquidos están fabricados con materiales resistentes a la premiación. Estos materiales pueden ofrecer una barrera muy eficaz al paso de un producto químico, aunque su eficacia está sujeta, entre otros parámetros, al compuesto químico en cuestión. Actualmente el mercado no ofrece muchas posibilidades de materiales de guantes y ropa ensayados frente a formulaciones de plaguicidas. Por ello, a la hora de decidir el material adecuado se debe tener en cuenta la presencia de ciertos disolventes (alcoholes, naftas, etc.) en muchas de las formulaciones, ya que éstos pueden permear a través del material y llevar consigo el plaguicida. Por tanto, una protección eficaz frente a dichos disolventes podría retardar la permeación del plaguicida. (3)(4)

Servicios básicos de salud y seguridad Editar

El sector agrícola es uno de los tres sectores de actividad más peligrosos, tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo. Según las estimaciones de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), un mínimo de 170.000 trabajadores agrícolas muere cada año. En varios países, la tasa de accidentes mortales en la agricultura es el doble del promedio de todas las demás industrias. La mayoría de los otros sectores mostró una disminución de las fatalidades por accidentes, sin embargo, las tasas de mortalidad en la agricultura se mantuvieron altas de una manera constante. Millones de trabajadores agrícolas son víctimas de lesiones graves causadas por accidentes con maquinaria o por envenenamiento con pesticidas u otros agroquímicos. Además, se puede esperar que la realidad en materia de seguridad y salud en la agricultura sea mucho más grave de lo que indican los datos oficiales, como consecuencia de la amplia subnotificación de las muertes, las lesiones y las enfermedades profesionales. 

Aunque las condiciones de trabajo varían de manera notable de un país al otro, en la mayoría de ellos sólo algunas categorías de trabajadores agrícolas están cubiertas por la legislación nacional y se benefician de los sistemas de compensación de los accidentes del trabajo y de las enfermedades profesionales, así como de los sistemas de seguridad social. Un gran número de trabajadores agrícolas queda así desprovisto de toda forma de protección social. Aún cuando existe una legislación nacional, su aplicación es frecuentemente ocasional y limitada, debido a la insuficiente inspección del trabajo, la falta de conocimiento y de formación de los empleadores y de los trabajadores para la identificación y la prevención de riesgos y el bajo nivel de organización de los trabajadores.(5)

Cooperación Técnica: el Proyecto de la OIT en seguridad y salud en la agricultura en América Central Editar

 Un Proyecto de cooperación técnica sobre seguridad y salud en la agricultura se llevó a cabo en América Central de 1993 a 1998. Ese proyecto diseñó y puso en práctica un modelo de estrategia para la implementación de políticas nacionales en materia de seguridad y salud en la agricultura en países en desarrollo, con el propósito de orientar las futuras actividades de la OIT en este área.

Los beneficiarios del proyecto fueron los trabajadores agrícolas y sus familias (esposas e hijos), incluidos los trabajadores temporales. El proyecto prestó especial atención a la participación activa de las trabajadoras agrícolas. Un cierto número de ellas se benefició de una capacitación para darles una formación con vistas a participar en las campañas de sensibilización y en la formación de otros trabajadores agrícolas. (5)

Referencias Editar

1)Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación [en línea]. Guatemala: MAGA; [actualizado 2017; Citado 07 Abril 2016]; MAGA capacita en el uso de plaguicidas; [aprox. 2 pant.]. Disponible en: http://web.maga.gob.gt/blog/maga-capacita-en-el-uso-de-plaguicidas/

2)Curso de Auto instrucción en diagnóstico, tratamiento y prevención de intoxicaciones agudas causadas por plaguicidas. [En línea]. División de Salud y Ambiente de la Organización Panamericana de la Salud (HEP/OPS). [Citado 20 Agosto 2017]. Disponible: http://www.bvsde.paho.org/foro_hispano/Unidad_9.htm

3)Cárdenas O., Silva E., Morales L. y Ortiz J. (2005). Estudio epidemiológico de exposición a plaguicidas organofosforados y carbamatos en siete departamentos colombianos, 1998–2001. Rev Biomed. 25,170–180.

4)Córdoba D. Toxicología Darío Córdoba. Cuarta edición. Editorial Manual Moderno.2002

5) SafeWork, Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo y Medio Ambiente, Departamento de la Protección del Trabajo. CH-1211 Ginebra 22 Suiza. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_protect/---protrav/---safework/documents/publication/wcms_117460.pdf